publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Muerto A. Saravia, se cierra el ciclo de las “guerras civiles”

Share Button

El pasado 10 de septiembre se cumplieron 113 años de la muerte del Caudillo Nacionalista Aparicio Saravia, Saravia había nacido en Cerro Largo, 16 de agosto de 1856. El diario El Profesional de Melo publica en una reciente edición, el trabajo de la Prof. Teresita Pírez sobre la realidad de aquel Uruguay, indicando que con la; “Muerto Aparicio Saravia, se cierra el ciclo de las “guerras civiles”.

 

… ciclo sobre Aparicio Saravia

“Muerto Aparicio Saravia, se cierra el ciclo de las “guerras civiles”. Acordada la paz, sobreviene el período de organización institucional en base a los objetivos proclamados como necesarios por las revoluciones de los blancos: perfeccionar el sistema democrático-republicano.

La base del cambio era reformar la Constitución vigente (de 1830). Ella no preveía la representación proporcional de los partidos en el gobierno, imperaba el sistema mayoritario que apartaba sistemáticamente a las (o la) minoría de toda injerencia gubernamental.

A partir de 1872 comenzó el tema de la coparticipación en forma de pactos o acuerdos por jefaturas políticas, que eran inconstitucionales. Paz del 72 y Pacto de la Cruz. El “acuerdo” en estas condiciones duró hasta 1904. Recién se establece la representación de las minorías en la reformada Constitución de 1917.

Regía una ausencia de preceptos en cuanto organización electoral, a tal punto que no se consideraba necesario ser ciudadano para poder votar. En 1858 se sancionó la ley de Registro Cívico que era demasiado restrictiva en muchos aspectos (ejemplo: no votaban los analfabetos).

Era una Constitución presidencialista, censitaria (dejaba los cargos electorales en poder de los poseedores de determinados capitales). Era centralista y unitaria: gobiernos centralizados en la capital y ejercidos por elites doctorales. Los Jefes políticos eran nombrados por el Presidente; la Policía se encargaba de organizar las elecciones.

En 1884, el Dr. Jiménez de Aréchaga escribió “La libertad política” en esta obra se exponía los principios del voto, pero estas ideas demoraron en plasmarse, los blancos seguían luchando por lograrlas. Era una época muy compleja que requería cambios profundos en la sociedad, en las relaciones con los países vecinos que continuaban interviniendo en los asuntos internos del país, igual que países europeos. La ciudadanía debe educarse para vivir en paz, dentro del sistema por el cual se luchó.

En la proclama de Nico Pérez, el 30 de marzo de 1903, Aparicio Saravia dice: “No es solo con la lanza y la carabina, con lo que se triunfa, hay otra arma, la boleta de inscripción en los Registros Cívicos, que no debe faltar a ningún ciudadano Nacionalista, porque será así que obtendremos en la paz, la victoria completa”.

Los partidos políticos tradicionales en Uruguay

Refiriéndose a la existencia y subsistencia del Partido Nacional, el Prof. José de Torres Wilson dice: “Los partidos surgen entorno a hombres o a programas, crecen, se alían con otros, se desgastan, desaparecen, renacen o son sustituidos por otros, según las circunstancias de la vida de un país. ¿Cuál ha sido la causa de la subsistencia de blancos y colorados a través de casi dos siglos de vida política uruguaya en un país de inmigrantes?”.

El Partido Nacional ya tiene 181 años y hoy lo consideramos renovado, vigente, activo, combativo en el plano institucional-gubernativo, pero también remozado por el entusiasmo juvenil.

La resistencia blanca se fue fortaleciendo por obra de caudillos, hasta comienzos del siglo XX; con la muerte de Saravia, el partido se moderniza dirigido, especialmente, por conductores civiles -doctores-.

La lucha en el campo de batalla fue sucedida por la batalla en las urnas y el voto secreto ampliado a mayor número de ciudadanos. Se perfeccionó la legislación electoral (consecuencias todas de las guerras civiles del siglo XIX (hasta 1904).

La divisa blanca fue adquiriendo nuevos contenidos que le aportaron vigencia acorde a los nuevos tiempos.

La época de los caudillos rurales (Saravia especialmente y muchos, muchos más….) fue cambiada por la gestión de líderes civiles (Luis A. de Herrera y muchos, muchos más….), siempre bajo el principio de que “el nacionalismo sin pueblo es una mentira”.

Repasar el pasado es la mejor forma de prepararse para el porvenir.

Nuestro partido, en su origen fue una idea y una conducta, su fundador Don Manuel Oribe.

Javier de Viana en su libro “Con Divisa Blanca” dice: “El Partido Nacional es como el coronilla: puede estar cien años bajo tierra y no se pudre””.

Por la Prof. Teresita Pírez
Fuente: El Profesional

 

La ONDA digital Nº 834 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital