publi publi Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¿Cuál sería el modo uruguayo para optimizar lo irreversible?

Share Button

Cómo se construye la ciudad IV

Esta serie de artículos tienen la intención de mostrar que la ciudad no se hace por generación espontánea, naturalmente;  es creación humana intencionada con mucha o ninguna injerencia de cada uno de  nosotros. Y podemos contribuir y participar en su “autopoiesis” en el sentido estricto del término: la construcción de sí misma.

Una mirada actual a las ciudades.
La actual fase de la historia humana sobre el territorio,  sólo permite concluir que todas las teorías urbanísticas tiene un alto grado de indeterminación. Lo demuestra el ocaso de la ciudad industrializada y sus satélites dormitorios. Diagnosticaba ya  en 1967 el gran historiador inglés Arnold Toynbee: “Todos los que ganan dinero en ciudades mecanizadas (industriales) lo utilizan para huir, lo más lejos  y con la mayor frecuencia posible, del infierno que es la fuente de su riqueza.” 1”

Los más indeseables son los nuevos suburbios incorporados en forma separada, ocupados por inmigrantes acomodados  de la clase media, que llegaron del corazón de las ciudades mecanizadas …..No tienen justificación política económica ni financiera, y jamás la tuvieron. No sostienen  nada más que el taimado egoísmo colectivo de una minoría excesivamente privilegiada.”  Una vez explicado  cómo usan la ciudad sin pagar y pagan poco por habitar afuera de la misma concluía: “Deberian ser liquidadas y sus áreas agregarse a los dominios de las ciudades que sus habitantes han explotado ilegítimamente.” 2

A la crisis estructural de las ciudades modernas  contribuye, dada  la mutación   del  trabajo como lo conocimos hasta ahora, la supresión de ubicuidad para el mismo  y consecuentemente para  el  trabajador.

Nuestra mirada
Cuál sería el modo uruguayo para optimizar el irreversible crecimiento urbano: Desarrollar  la ciudad poli céntrica como ya es Montevideo y el área metropolitana  interdepartamental con Canelones y San José. Pero no hacia una  configuración de centros comerciales cerrados sino de centros barriales abiertos. Con su historia, sus vecindades, sus instituciones estatales y privadas, sus clubes deportivos, sus organizaciones sociales, sus referentes vecinales. Toynbee es coincidente con esta apreciación: “La escala barrial para mantener las relaciones humanas sanas.”3 Y ejemplifica  por aquellos años con las Cuadras de Brasilia, fraccionamientos de escala peatonal en la nueva capital brasileña.

La somera lista alcanza para establecer  preferencia respecto a los  actuales emprendimientos neo-capitalistas concentrados en pocas manos privadas. Estas localizaciones, su apropiación de grandes superficies, compiten en la satisfacción del ultra consumo de productos  con una común característica: todos son perecederos. Los centros barriales en cambio, son  ámbito del arraigo, de  generación cultural autóctona, de  interacción humana, de  pertenencia.  Bienes sociales intangibles  que  trascienden  a las generaciones que  habitan. Espacios libres, construidos o no, donde colectivos humanos  mantienen  los más altos valores afines  a nuestra forma de ser.

Un enemigo dejado crecer
La multi-competencia comercial  residente  en los shoppings es un  reservorio de  ostentación, de  frivolidad, de  participación en un mundo artificial donde todo parece posible y seguro. Despues de establecer competencia hasta con las ferias barriales (pues  no otra cosa son los quioscos  en las galerías de pasaje clientelar) sus principales socios  comenzaron a invadir la urbe amenazando uno de los pocos reductos que la vecindad ha mantenido: el comercio de cercanía.

Otro componente amenazado: la movilidad
Por esos años el mismo Toynbee, con referencia a la incipiente saturación de las calles por el automóvil, profetizaba:Esta amenaza de una parálisis general del tránsito urbano es una amenaza a la vida misma de la ciudad… “4

“En 1969 no puede estar lejos el día que cada sección de la ciudad mundo tendrá que adoptar la práctica veneciana de obligar a todos los vehículos mecanizados de caminos, que llegan a la periferia de la ciudad desde el exterior, a detenerse  y estacionar allí. 5

1-ARNOLD TOYNBEE “Ciudades en marcha “mece Editores  S.A. buenos aires 1971.pag.230
2-Opus citado.pag.266
3-Ibidem pg.266
4-Opus citado pag.228
5-Opus citado pag.281

 

Por el Arq. Luis Fabre

La ONDA digital Nº 821 (Síganos en Twitter y facebook)

 

Print Friendly

...



LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital