publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Responsabilidades profesionales

Share Button

Vivimos en  una sociedad  cada vez más compleja donde las múltiples demandas de la actividad vital saturan nuestras capacidades. Superada en nuestros países  la era industrial, las prioridades han cambiado para el trabajo y las relaciones interpersonales. El crecimiento del otrora llamado “tiempo de ocio” aporta a la satisfacción personal en detrimento de la familia y el trabajo como medios y razón de vida. Incluso las profesiones y los oficios están dejando de ser monopólicos en nuestros intereses, acarreando el decaimiento de las responsabilidades inherentes a su ejercicio y, como consecuencia, un descenso de la ubicación  en la escala social de los profesionales. Otros fenómenos aportan a ello, como el masivo acceso de los legos a la información (no necesariamente al conocimiento) en la Red que propone ponerlos en una cuestionable igualdad de condiciones.

El quehacer profesional en la arquitectura
La continuada división y segmentación del trabajo viene desde el siglo pasado  aplicándose  a la actividad profesional. Es imprescindible analizar esas prácticas en el contexto actual. No es conducente operar sobre obligaciones definidas en una  época perimida. Las costumbres  son fuente de Derecho y en este tema cambiaron absolutamente. Antaño el  diseñador participaba en la concreción de su proyecto con su participación en la obra. Hoy las creaciones  arquitectónicas  inician un  proceso  que sigue con el proyecto ejecutivo  y la construcción propiamente dicha, la mayoría de las veces, con actores distintos.

Otro abordaje

La reseñada división del trabajo debe acarrear la consecuente división de responsabilidades. No puede aplicarse linealmente una propiedad transitiva a un proceso complejo que separa la creación del producto terminado. Al que se agrega la especialización con separación de actuaciones que  aportan al producto edilicio. Sostengo que si las actividades que se procura regular son esencialmente distintas a las referidas en el art. 1844 del Código Civil, el abordaje no puede ser el mismo. Deben reasignarse las responsabilidades,   deslindando al profesional de las que hoy no le corresponden.

Cuáles si y cuáles no
Debe sin duda asumir, entre otras,  la viabilidad estructural de su obra. Pero en otras es necesario considerar otros  componentes con mayor protagonismo; uno es el mantenimiento. En efecto, las nuevas técnicas y materiales requieren de específicas y continuadas acciones en el tiempo a lo que se agrega la indeterminación en  la diversidad de funciones actuales.

El proyectista puede prescribir acciones sobre el cuidado de su obra, pero la finalización de su encargo las deja fuera de su competencia. La costumbre instalada es que el proyectista no se hace cargo y no controla el mantenimiento;  cómo puede ser responsable por él?   Y mucho menos ser regulado por el  parámetro del tiempo, cuya incidencia es absolutamente distinta al pasado  en la duración del producto construido. Baste una referencia al cambio climático y sus impredecibles fenómenos  incidiendo sobre las construcciones.

Algunos ejemplos
Téngase en cuenta la actualizada costumbre del reciclaje que puede distorsionar cualquier previsión proyectual y dispositivos constructivos. Por lo demás, la complejidad de instalaciones actuales seguirá en aumento haciendo más evidente el divorcio entre la creación, los ciclos y condiciones de uso en las construcciones. Agréguese la disparidad en objetivos de duración temporal, un aceptado componente proyectual en vivienda, que contradice abiertamente la norma de responsabilidad fijada en diez años  como exclusivo  parámetro de  la misma. Ello puede demostrarse  por el absurdo, tal cual sería  su aplicación en  innumerables obras  de carácter efímero,  comunes en el hacer profesional.

Agregar otra mirada
Integro una profesión al servicio del usuario de los espacios por nosotros creados. Ese objetivo me induce  a ponernos en su lugar. El punto de vista de sus derechos es también una forma de abordar la temática. Aún desde una postura  gremial, la defensa del comitente y el  destinatario de la prestación profesional no invalidan la defensa del profesional y sus realizaciones.  Así, en el mismo ámbito, se ubican los Seguros sobre la praxis, la defensa institucional del gremio y también el importante papel que corresponde a la Facultad en el acople de la profesión a las actividades de la sociedad contemporánea.

Una propuesta
Es posible crear una figura nueva en la legislación, incluyendo la de Propiedad Horizontal; el “profesional de mantenimiento”  que se haga cargo y responsable en el tiempo de la conservación y mantenimiento de los  inmuebles, atendiendo también prescripciones del proyectista.

 

Por el Arq. Luis Fabre

La ONDA digital Nº 813 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital